Go to Top

Las migraciones

 

Con frecuencia olvidamos que todos tenemos un inicio común emigrante. Recientes estudios genéticos demuestran que descendemos de una hembra que vivió en África hace 300.000 años, fruto de una mutación que originó la especie de los Humanos.

Parece que hace 30.000 años llegamos a Europa y Asia, y gracias a nuestras cualidades y a la ayuda de los caballos y perros superamos la última glaciación y resultamos vencedores en la carrera de la evolución.

Cuando los historiadores nos expliquen cómo evolucionó nuestra cultura, no cesarán de mencionarnos guerras e invasiones. Hemos de mostrar a niños y jóvenes que, pese a nuestra distinción física, de piel, sexo, raza o creencia, todos hemos sido migrantes. Sin exclusión, pertenecemos a la especie de los Humanos, y todos somos igual de valiosos y respetables.

Nadie tiene que quedarse atrás. Quien de más dones disponga, debe ofrecer su ayuda al desfavorecido, ya que formamos parte de la misma familia, al margen de cualquier diferencia.

Convenzamos a las futuras generaciones de que la integración de todos es necesaria para asegurar la supervivencia de nuestra especie.